El candidato a la alcaldía de Ourense por el Partido Popular, Manuel Cabezas, reitera su disposición al diálogo para explorar posibles vías de acuerdo con PSOE y BNG, que permitan ofrecer una alternativa de gobierno que ponga fin a la situación vivida en el Concello de Ourense durante los últimos años.

 

Manuel Cabezas hace este nuevo llamamiento al diálogo tras la negativa de socialistas y nacionalistas a reunirse con el candidato popular. “Si de verdad Ourense vive una situación de emergencia, ¿tan difícil es sentarse a hablar?”, lamenta Cabezas tras la falta de respuesta a su invitación.

 

Ante la coincidencia de posturas entre PP, PSOE y BNG sobre el escenario municipal ourensano, expresadas antes y durante toda la campaña electoral, Manuel Cabezas optó por proponer mediante convocatoria pública una reunión que, entiende, “no podíamos posponer por más tiempo, porque la mayoría de los ourensanos así nos lo reclaman, pidiendo que nos sentemos a dialogar y buscar alternativas”.

 

La convocatoria de ayer, añade Cabezas, “es una llamada a la cordura, a ser consecuentes con lo afirmado durante todo este proceso electoral”. Si PP, PSOE y BNG “hemos demostrado ante los ourensanos nuestra capacidad de entendimiento, firmando documentos de apoyo a colectivos agredidos que ahora nos demandan un acuerdo, por qué entonces no buscar conjuntamente una solución para Ourense, al margen de estrategias y coaliciones”.

 

La situación de Ourense no es similar a la del resto de concellos de Galicia, destaca el candidato popular, por lo que en ningún caso la ciudad puede entrar en la estrategia general de pactos: “En Ourense se dan circunstancias extraordinarias que necesitan soluciones extraordinarias”.

 

CABEZAS PROPONE UNA NUEVA REUNIÓN LA PRÓXIMA SEMANA

 

Manuel Cabezas no claudica en su empeño: “Dije que buscaría un acuerdo con PSOE y BNG para que no se vuelva a repetir la anomalía política sufrida en el Concello en estos últimos años y así lo mantengo”.

 

En este sentido anuncia que la próxima semana volverá a intentar una nueva reunión a tres bandas, subrayando que “no busco ningún protagonismo a la hora de establecer un diálogo entre todos”. Así, invita a PSOE y BNG a que “si les supone un problema que sea yo quien les convoque, que me citen ellos a mí, pero sentémonos a hablar”.